lunes, 11 de enero de 2016

UNA MENTE ABIERTA

Hay algo en lo que no voy a dejar de creer y es en “UNA MENTE ABIERTA”, y porque ¿?

Pues por mucho,

Porque con una mente abierta hay menos dificultad para perdonar, es más sencillo superar nuestros miedos y nuestro pasado, es de hacer lo que se haga siempre y cuando con medida y sin daños a terceros, es más simple ser feliz con lo que se tiene, con ella se puede ver que todo lo negativo trae su lado positivo, además es más simple hablar de temas de los que la mayoría se niega a hablar, con ella la mente trabajaría mucho más que la vista, porque en una mente abierta no cabe ni el racismo ni la discriminación en ella tampoco caben el feminismo y el machismo porque se espera lo que fuere posible de ambos sexos, ella comprende los 4 temperamentos (sanguíneo, colérico, melancólico y flemático) a cada uno con sus defectos,  pues una mente abierta tiene una explicación para todo.
Es que el mundo necesita abrir su mente, así nadie callaría, así toda opinión valdría, y los límites no tendrían un valor, porque el "divide y triunfarás" estaría fuera, porque el que no tiene tendría derecho a educarse tanto como el que tiene, porque aunque no haya equidad o igualdad al 100% el mundo se vería muchísimo mejor.
Sin embargo en la actualidad el sistema mundial no nos lo ha permitido, más cada uno podemos hacerlo por cuenta propia, y si no podemos cambiar el mundo entero, por lo menos podemos cambiarnos a nosotros para cambiar a otros, al dejar que cualquiera se exprese como piense, que cualquiera obre como quiera con tal de llegar a un punto útil, que cualquiera hable de cualquier tema, un tema inusual, un tema interesante, un tema típico, un tema científico o un tema superficial, porque no hacerlo ¿?, el punto está en hacer y decir lo que haga falta sin temor a lo que puedan pensar los demás.

para que ¿?
Para dejar de ser víctima de los problemas y volverse actor de la propia historia, para atravesar desiertos fuera de sí, mas ser capaz de encontrar un oasis en lo recóndito de nuestra alma, para agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida, para así ser feliz sin tener miedo de los propios sentimientos, para saber hablar de sí mismo, para tener seguridad de recibir una crítica, aunque sea injusta; para tener el coraje de oír un "no", para vivir sin los acomplejados gustos que el consumismo nos ofrece a cada esquina de las calles…

Para que más¿?
Pues para mucho más y que no hace falta decir porque ya se comprende que el valor de una mente abierta es mucho más valiosa que cualquier riqueza material.


Ad’R

                 


EL TIEMPO

Un gran amigo me dijo que no existe el tiempo, mencionó la razón, ya no la recuerdo, pero le haré caso.  Sin embargo, en lo personal,...